RECETA Y CONSUMO DELTÉ DE KOMBUCHA

 

RECETA Y CONSUMO DELTÉ DE KOMBUCHA

El Kombucha no es realmente un hongo sino una simbiosis de levaduras y bacterias es una colonia simbiótica. Se utiliza desde hace siglos en Siberia y Rusia, siendo hace pocos años cuando se ha puesto de moda en Australia, Estados Unidos y Alemania.

Éste es sumergido en una infusión de té negro ó verde azucarado con el cual se alimenta y a cambio produce otras sustancias valiosas tales como ácido glucuronico, ácido gluconico, ácido láctico, vitaminas B y C, aminoácidos, sustancias antibióticas, y otros componentes que ayudan a nuestro bienestar.

Los elementos del té se esparcen en el sistema corporal y normalizan el estado de las membranas celulares, sin efectos secundarios, manifestando sus propiedades beneficiosas para el metabolismo y promoviendo así su bienestar general.


Preparación del té de kombucha.
RECETA:
Para preparar un litro de té se necesita:
Un hijo kombucha.
Tres bolsitas de té verde ó negro.
75 gramos de azúcar.
100cl del líquido del cultivo anterior.

Ponga en una olla al fuego los 1 litros de agua. Cuando comience a hervir se le añade el azúcar. Al romper el hervor apague el fuego y ponga los dos saquitos de té. Cuando esté frío quite los saquitos de té (o cuele la infusión si utilizó té en hebras). Eche la infusión en el frasco Eche también el jugo de kombucha anterior y la kombucha madre (el “hongo”). Cubra la boca del frasco con la tela. Deje descansar en un sitio oscuro entre 8 y 12 días.
Durante este período se llevan a cabo los procesos metabólicos, biológicos y químicos que producen una pequeña cantidad de alcohol (0,5 %, como la que está presente en una cerveza “sin alcohol” y otras bebidas, incluyendo el jugo de manzana). También contiene una pequeña cantidad de azúcar que no se descompone. Mientras más días se fermente la bebida, habrá menos cantidad de azúcar y más cantidad de alcohol. Si se deja fermentar más de 12 días, a su vez el alcohol se convertirá en vinagre.
Embotellado
Luego de cultivarlo 8 a 12 días, extraiga la kombucha madre (el “hongo”) y póngala en un plato con un poco de su propio jugo. Vuelque todo el contenido del frasco en botellas (que pueden ser de plástico, con tapa a rosca). Si desea almacenarlo en botellas de vidrio se recomienda que posean tapón de corcho para evitar que la botella se rompa por la acumulación de dióxido de carbono (CO2).
Si es necesario lave los frascos y prepárelos para criar un cultivo nuevo.
Mantenga la kombucha embotellada fuera de la heladera por lo menos cinco días más. La actividad de las bacterias benignas se detendrá por la ausencia de aire, pero las levaduras continuarán trabajando. Si la botella está bien cerrada, el gas producido por la actividad de las levaduras no podrá escapar y la kombucha se volverá efervescente. Después de pocos días las levaduras dejarán de producir gas y podrá mantener las botellas en la heladera, mientras las va consumiendo.
El sabor de la kombucha se parece al de la sidra de manzana o al jugo de tamarindo, y puede tener un poco de olor a vinagre.
Usted notará que la kombucha se renueva rápidamente, creando nuevas capas de cultivo. Cuando el grosor supere los 3 o 4 centímetros, separe las capas más oscuras del fondo. Pero no las elimine. Si no puede regalárselas a alguien, utilícelas como cataplasmas o como abono.
PARA MAS INFORMACIÖN : http://www.kombu.de/s-candid.htm

3. Cómo se consume Fuente: -
Wiquipendia

Se recomienda una taza de té diaria, alejada de las comidas. Al comenzar el tratamiento es aconsejable beber poquita cantida (un culín de un vaso) e ir aumentando la dosis gradualmente, día a día. Se pueden consumir hasta 350 cm3 en el día (un poco más de cuarto de litro).
Para obtener los resultados deseados esta bebida debe ser consumida durante unos meses en forma ininterrumpida.